Skip to main content

Tabaquismo

Por qué las disposiciones legales son insuficientes para luchar contra el TABAQUISMO

Los fumadores adictos no pueden liberarse de la necesidad de fumar,
a pesar de todo lo que la Sociedad hace para ayudarles

 

En efecto, la Sociedad ve a los fumadores como personas que están enfermando y que, además, representan un peligro para su entorno. También les ve como personas a las que hay que ayudar a perder el “hábito” de fumar ya que, a su vez, son fuente de gastos sanitarios. Ahora bien, ¿qué propone la Sociedad para ayudarles?: 

  • Les pide que tengan la voluntad de dejar de fumar, sustituyendo el tabaco por otros productos de acción similar (lo que sólo beneficia a sus fabricantes y distribuidores).  
  • Va aumentando, cada vez más, los lugares en los que está prohibido fumar. 
  • Les culpabiliza, escribiendo en los paquetes de cigarrillos afirmaciones que indican que se están suicidando.  

Y finalmente, si con todo esto no dejan de fumar, la Sociedad les dice, sin más, que es porque no quieren.

Con lo que ahora sabemos gracias a la RESFO, nosotros no podemos estar de acuerdo con la referida forma de ayuda que se les propone, ya que si bien incita a los fumadores que fuman sólo por placer o por hábito a dejar de fumar (fumadores que, de todas formas, dejan de fumar cuando ellos mismos lo deciden), en cambio no aporta nada a los fumadores que tienen una adicción al tabaco, salvo que les excluye de la vida social.

Pero nosotros sí que tenemos en cuenta su existencia. Y por ello nuestro consejo es totalmente diferente, pues somos capaces de entenderlos y de saber por qué, sin tabaco, los fumadores adictos no pueden soportar ciertos momentos de su existencia.

Nosotros sí que sabemos por qué son prisioneros del tabaco, ya que podemos comparar su actividad espontánea celular, que no depende de la voluntad de su mente psíquica, con un modelo de referencia que corresponde al funcionamiento espontáneo celular de un ser humano en armonía consigo mismo y con su entorno. Con André Secondy (fallecido en 1988) y en el marco de nuestra actividad médica, establecimos ese modelo funcional de referencia en 1985, después de doce años de investigaciones y de medidas experimentales.

A partir de dicho modelo de referencia, basado en la resonancia vibratoria por estimulación fotónica, fuí desarrollando, hasta ponerlo a punto, un protocolo de acción (RESFO) que permite comprender a los fumadores adictos, saber por qué sus células tienen necesidad de ser estimuladas por el tabaco y ayudarles a recuperar la citada armonía que va a devolverles su libertad.

Se puede constatar, en relación al tabaquismo, que ciertos fumadores se ven obligados a encender un cigarrillo cuando se encuentran solos en casa, mientras que otros lo han de hacer cuando se enfrentan a situaciones que no pueden dominar a causa de la fragilidad de su funcionamiento afectivo o emocional. Otros fumadores, en cambio, no consiguen concentrarse en su trabajo sin un cigarrillo que les ayude. Vemos, pues, que las razones para tener que fumar son múltiples. Y, precisamente con la RESFO, nosotros podemos actuar de una manera específica y personal para cada fumador. Por tanto, es ilógico proponer, para la adicción al tabaco, un tratamiento sustitutivo o un programa definido e idéntico para todos los fumadores, ya que no hay una receta. Y no la hay, porque cada fumador es un caso único.

La RESFO, técnica que utilizamos para ayudarles, tiene en cuenta todos los parámetros citados y es por ello que el porcentaje de éxito que obtenemos, después de una sola sesión (menos de media hora), es del orden del 80% para los fumadores que jamás han utilizado otros sistemas antitabaco o tratamientos homeopáticos. En caso contrario y debido al uso de estos procedimientos, es necesario hacer más de una sesión para tener el mismo resultado positivo.

En cualquier caso, es indispensable que el fumador acepte hacer el esfuerzo de dejar de fumar.

Un fumador, prisionero del tabaco, es un ser que sufre. Ya va siendo hora de tomarlo en consideración, sin excluirlo, para devolverle su dignidad.

Para informaciones complementarias, se puede asistir a las charlas informativas, que se organizan al respecto y durante las cuales podemos dar respuesta a las preguntas formuladas. Para fechas, horas y lugares de las mismas, o cualquier otra cuestión, telefonear al 93 464 48 01

 

Dr. Claude Piro – Junio de 2009